domingo, 12 de diciembre de 2010

Voces Libres III

-Al fin se acabó el invierno, ¿no?


-¿Qué tiene el invierno?

-Uf, está bueno al principio pero luego cansa, tanta oscuridad, el frío…

-Yo amo el invierno.

-Pero está mejor la primavera, el sol, las flores, la luz…


-Si, el calor, el pólen, los adolescentes…

-Che, qué amargura…está bueno mudar de estación.

-Amargura la tuya, pero digo, ¿seguís acá?

-¡Claro!

-¿No te cansás?

-¿Yo? ¿De qué?

-De esta persecución.

-¿De qué persecución me hablás?


-La tuya, cual otra.

-No entiendo.

-Bah, no entiendas. Dejalo ahí.

-¿Y ahora, qué dije?

-Nada, te lo suplico, callate, y si podés irte mejor.

-¿Es tu última palabra?

-Sí.

-Muy bien, como digas. ¡Chau!

-…

-¡Y Feliz Primavera!

sábado, 24 de julio de 2010

Voces Libres II

-¡Volví!

-Volviste…

-No te noto alegre con mi regreso.

-Te pedí que te fueras no que regresaras.

-Pero querías que volviera, ¿no?

-Quería que te fueras.

-Pero en el fondo deseabas que me quedara.

-Deseaba que te fueras.

-¿Y por que no me lo dijiste?

-¿Decirte que?

-Que me fuera…

-Te lo dije.

-Pero no me dijiste que no regresara.

-No, pero se entendía.

-Entonces no te alegra mi vuelta…

-No.

-Bien. Te dejo entonces.

-Dejame de una vez, por favor.

-No esta claro…vos queres que me quede.

-No podría ser mas claro. Te pedí que te fueras.

-¿Y no lo hice acaso?

-Pero volviste.

-Es que nunca me fui.

Sueño

¿Y qué será?
será muerte esta vida que vivimos
matriz difusa de un sueño
que llamamos lo real
sera irse seguir acá
asi
suspendidos en el tiempo que no pasa
este instante fugaz y permanente
que vuelve una vez y otra y otra
¿Y como es?
sera así como lo vemos cada dia
cotidiano
conocido
y familiar
será así sin darnos cuenta
sin notar el cambio
que sucede lo temido
y aquí seguimos
y comemos y dormimos
sin notar que hemos partido
del día a día
del mundo, de los otros
y de mi.

2008

sábado, 15 de mayo de 2010

Hogar

Soy mi casa
La ventana que da al sur
La puerta que entreabro
Soy la pared, el color, la lámina
mi ambiente
Mi mono ambiente
Mi dos ambientes
La escritura, esta letra.



Llevo mi casa entre los brazos
Es frágil como el aliento de un ángel
La ventana está cerrada al sol
Y la puerta se cierra con el viento
que sopla
entonces
Escucho
(un gato me calienta las piernas)
Suena el timbre
Corro dentro de mí
Y te encuentro sonriente
En el umbral
te devuelvo la mirada
Y te hago pasar
Somos mi casa.



20 de agosto de 2008

sábado, 10 de abril de 2010

Mentiras Piadosas

Para conocer mejor a Patricio le dijo que era soltera y que no tenía hijos. Sabía que además de ser el agregado cultural en Irlanda el era católico y conservador y no la llevaría a cenar, no le daría ni un beso si se enteraba de su marido y los chicos. Si. Estaba cansada de lavar, cocinar, rezar el rosario en la gruta de la placita todos los jueves y hacer el amor solo por complacer a otros. Entonces cuando conoció al diplomático a la salida de misa mintió.

–Todos lo hacen- pensó. –No sería ni la primera ni la última vez-.

También engañó a su marido y le dijo que ese viernes tenía un curso de ikebana a las cinco. Se olvidó de Juan que salía a las cuatro del jardín.

Estaba por terminar su café, Patricio ya acercaba su mano a la suya. Sonó el celular. Las seis. Juan llorando a la salida del jardín. Marisa llamó a su marido desde el baño, arregló con él y volvió a la mesa. Patricio le tomó la mano. Su anular. Sabía que vendría la pregunta.

-¿Y esta marca blanca?

–El decenario-, respondió ella poniendo su mejor cara de piadosa rezadora. –Se me perdió-.

El sonrió y de la mano fueron a su casa. Se quitaron la ropa apresurados y entonces Patricio la miró despacio estudiando cada detalle. La marca de la cesárea de Juan brillaba sobre su vientre delatándola otra vez.

–Apendicitis- sonrió y lo abrazó con fuerza.

Las ocho. José María volvía de la oficina. ¿Había comida en la heladera? Si. Pastel de carne de anteanoche. Marisa volaba. No era la señora de Perez Subiela, era la princesa aventurera, la mujer audaz que había conquistado a Patricio. Cerró los ojos y vio a su marido y sus hijos cenando solos en el comedor. Sintió culpa. Patricio dormía. Se levantó, se vistió y volvió a su casa.

José María la esperaba sentado en el living. Miraba las noticias pero cuando ella entró apagó la televisión. Evitando sus ojos le dijo:

-Llamó Patricio de la parroquia. Le dije que estabas en tu curso de ikebana-. Sonrió con amargura y la miró.

-¿Hice bien querida?-.



A ella, la que un dia murio.

martes, 6 de abril de 2010

Soif

«Moi, dit le prince, si j'avais cincuentra et trois minutes à dépenser, marcher tout doucement vers une source ..."

viernes, 2 de abril de 2010

Infancia

Me ha partido una mujer al medio
 La prolongada niñez hecha de gestos
de mimos de paraguas y juguetes

***

(She came into the bathroom window
protected by a silver spoon)

***

Me ha partido una mujer al medio
La tardía infancia rota en papeles de colores

He llorado a la niñita de mi madre
su partida al jardín de lo inefable

***
(And now she sucks her thumb and wonders
By the banks of her own lagoon)

***

He juntado uno a uno sus elogios
sus plegarias, sus enojos y sus premios
la adolescencia, ese, su regalo de artificios

***
(Didn´t anybody tell her, didn´t anybody see?
Sundays on the phone to Mondays
Tuesdays on the phone to me, oh yeah!)

***

Me ha partido, esta, tu muerte al medio
y busco y busco a la mujer que sea mia
y no la tuya, ni la del medio, la del costado
a la mujer, la de acá adentro, esta del centro
que sea entera, que sea una, que sea yo.

2004

jueves, 1 de abril de 2010

Mi hermana Flor

Tiene manos de hada y piernas de angel. Escala montañas y hace magia con las palabras. Entre sus multiples habilidades se cuentan, corredora, maestra, enfermera, equilibrista, amiga, compañera, maga y hada pero se destaca en la cocina. Ayer amaso dos panes. Quise sacarles una foto pero se me rebelo la camara. Entonces busque con el Google y encontre algo parecido a lo que ella hizo y a lo que compartiremos hoy en la cena.

domingo, 28 de marzo de 2010

The Ballad of Sir Marmaduke Dorchester

Oh where have you been
My handsome young Marmaduke


I´ve been to the park with my pal
You know his name´s James



Oh where have you been
My darling young duke



I´ve been to the palace with all
My friends you know their names




Oh where have you been
My sweetest kind look



I´ve been to the bookshop near
Buying a curiosity and a tear




Cause I’m weary from waiting
Sister make my dinner soon



And see you tomorrow
My handsome glad Duke.




AML


The ballad of Sir Marmaduke Dorchester, from her book, Selected Ballads and Elegies.

jueves, 25 de marzo de 2010

Cena para tres

Cuando Lawrence Fishborne, Othello, terminó de estrangular a Irene Jacob, Desdémona, apagaron la tele y se sentaron a la mesa. Gregorio sirvió la comida y Bautista destapó la cerveza. Violeta había ido a acostar a Tomás. Al rato volvió y se sentó en silencio.

- Las pizzas están mejor que nunca Grego.


Bautista devoró su cuarta porción mientras miraba de reojo a su mujer que picoteaba con desgano su parte.


- Te gustan, Viole? Estás comiendo poco.


Bautista la miró fijo hasta que ella levantó la vista y le dijo:


- Está buenísima, che. Me quedé pensando en la peli. Qué romántica la historia de Othello, no? Este Shakespeare era genial.


Terminó de hablar y los miró esperando escuchar algún comentario que acompañara su apreciación.


- Bah, totalmente edulcorada y superficial. Una americanada más para las amas de casa aburridas, acotó Grego mientras se prendía un cigarrillo


- Pero…


- Las actuaciones poco convincentes, el guión muy mal adaptado. Arruinaron completamente la obra.


Y miraba complacido como el humo de su cigarrillo inundaba el ambiente. Bautista se le unió en el discurso antagónico.


- Si. Hay que tomarse el trabajo de leerla. Me convidás uno?


Ambos se sonrieron mientras aspiraban con deleite el tabaco. Violeta levantó los platos e hizo un último intento por dejar claro su punto.


- Bueno, a mi me pareció…


Bautista la interrumpió con impaciencia y cierto malhumor.


- ¿”Linda”? ¿”Divertida”? ¿”Romántica”?


- Jaja, Bauti sos un guacho.


A la mujer le salía un hilo de voz cuando agregó ya casi sin convicción.


- Pero el personaje de Iago. Está genial. Tantas veces se ven cosas así.


Los hombres sonreían socarronamente mientras decían casi a coro:


- A mi Brannagh me cansa. Repite siempre los mismos papeles.


- Si, totalmente, hay que darle espacio a nuevos valores.


- ¿A qué llamas vos “romántico”?


Violeta tomó aire y poniendo su voz más firme sentencio convencida hasta la medula:


- Bueno todo lo que tenga que ver con sentimientos, con el amor y la pasión…


- Bah! Con eso no decís nada. Traete otra cerveza.


Ella les sirvió otro vaso a cada uno y miró de reojo la hora. Doce y cuarto. Mañana Tomás madrugaría como todos los días. Se paró, levantó los platos y sirvió el postre que había cocinado la noche anterior.


- Esta riquísimo. Esta vez no se quemó. Van a colapsar los astros.


Gregorio la pellizcó como hacia siempre que buscaba su complicidad. Ella le sonrió y sin decir palabra se metió un bocado en la boca.


- ¿Café? ¿Negro sin azúcar para los dos?


- Gracias. Sentate no labures más.


ELlos se pusieron a comentar el último libro que estaban leyendo. Ella se despidió y se fue a dormir.


- ¿Che, que le pasa a Violeta? La noté rara.


Bautista se prendió otro cigarrillo y largó una carcajada.


- Bah, los rayes de siempre. Viste como son las minas. Me parece que está aburrida. Le dije que se busque una ocupación, que haga deporte, viste que está gordita, pero nada. Y yo me ligo todos los enojos. En fin… Y vos? ¿Que pasó con la rubia de la otra vez?


- Uf, mejor ni te cuento. Le patinaba mal. Controladora, celosa, dependiente, obsesiva, demandante… Me la cogí un par de veces y a otra cosa. ¿Vamos a la cancha mañana?





A Arturo, por leer con paciencia y corregir con delicadeza todos mis textos.

domingo, 21 de marzo de 2010

Two short poems by AML

a.
Once upon a time
There was
A little sunset,



Que no quería fenecer tras la línea del mar.






b.


Once upon a night
There was a moon
So madly in love with the sun
She left her reflection on the sea

 
                antes de derramarse en el alba.



Anne Murphy Littlestone

miércoles, 17 de marzo de 2010

Viejo cadaver literario

dios es alto


tiene una gran biblioteca de madera

dios lee

tiene anteojos

y libros muchos libros

su biblioteca llega hasta el techo

dios lee

no escucha bien

pero siempre me oye

dios sabe demasiado

de muchas cosas

pero muy poco

de lo esencial

dios fuma sueños

en su colección infinita

de pipas de madera

dios escribe

sobre la tierra

sobre el papel

yo le hablo

me ve

pero no me mira

tal vez tenga

demasiados hijos

tal vez sea papá

tal vez no

tal vez sea mamá

dicen que ambas dos cosas

tal vez dios

como subió

algún día

quijote de la casa

de los pisos de madera

y los techos altos

tal vez dios

locura de mis días

como subió

baje

hasta acá.



(Comienzos de año 2004)

domingo, 14 de marzo de 2010

Dificil, no imposible


Fotos de un Trekking a Laguna Krugger que hice con Flor en enero de 2008. Las fotos son posteriores a ese viaje ya que ella tuvo la oportunidad de volver a hacerlo con una compañera mas apta. El lugar: Esquel, Parque Nacional Los Alerces.

miércoles, 3 de marzo de 2010

Monólogo

Al fin hoy tome conciencia de que no me sé los puntos cardinales. Tampoco parecería que los fuera a aprender jamás. Mi ignorancia acerca de estos y otro conceptos básicos de Geografía es supina. No distingo el Este del Oeste ni el Norte del Sur.

¿Será muy grave?



Y no me digas que me compre una brújula.


Gracias.

martes, 2 de febrero de 2010

Las montañas

                               Himalayas, Leh, Febrero 2010, Fotos de Arturo

Extralimitaciones

El jean era un Levis azul 501, talle 42. Tenía el corte perfecto, el precio justo y la vendedora que me lo mostraba sonreía alentándome a que me lo probara. Entré al vestidor. Calcé una pierna, después otra. Y no. Lo sabía. A la altura de las caderas el pantalón se atascó y no subió más. Suspiré y me resigné a lo innegable.

Siempre conocí mis límites. Son muchos. Demasiados para mis años. Solía pensar que la muerte me presentaría un día el más inevitable de todos ellos, el más difícil de aceptar.

-¿Cómo te fue esta semana Sole?-

La coordinadora esperó que mostrara mi curva de descenso, curva que en este caso era ascenso, y contara acerca de mi último asalto al kiosko. El grupo me aconsejó y prometí mejores resultados para la próxima reunión.


A la salida Matías me esperaba con una barrita de cereales y una coca cero. Le agradecí, guardé la barrita en mi cartera y emprendí con la coca.


Tengo límites de todo tipo. Al sur, la pasión que descansa ignorando mi existencia. Al norte, la razón que se rebela siempre ante lo fantástico. Al centro, el punto medio, el lugar donde intento descansar de los extremos. Sí. En cada costado, un extremo, dos brazos del puente que me atraviesa de lado a lado. Llevo colgadas del cuello las llaves. Tengo todo subdividido, clasificado, rotulado y ordenado en casilleros. Para reír, tomo la llave más pequeña. El compartimiento es claro y diáfano. Para abrirlo introduzco la llave en la cerradura, giro dos veces a la izquierda hasta escuchar el clic. Entonces saco una sonrisa que pronto será una carcajada. Me estremezco de pies a cabeza, me tomo la panza firmemente con las manos. La risa se expande por mi cuerpo y se traslada al espacio poblando de locura el aire a mi alrededor. Se disuelve y cae al piso esparciéndose a mis pies. Me agacho y, con la mano, la junto. Recobro la alegría desparramada sobre las baldosas del patio. La doblo en cuatro partes, admiro su tono naranja y brillante, y la pongo en su lugar.


Un día se quebrará el orden y desconoceré mis límites. Me desintegraré. Las paredes que separan y limitan mi sustancia se quebrarán. La chica del shopping que vende jeans, la coordinadora de Dietaclub y mi novio no sabrán que hacer con mis restos. Leerán las instrucciones, tomarán las partes dispersas, las unirán unas con otras y me pondrán nuevamente en la caja, en ese estante, doblada prolijamente, junto a los otros objetos.

miércoles, 27 de enero de 2010

El mar



Enero 2010 Fin de semana en Miramar con Vir, Andrea, Angeles, Cata, Majo y sus familias. Fotos de Andrea.

domingo, 24 de enero de 2010

Voces libres

-Te quiero.

                                                                               (Y yo te odio.)

_Te amo.

                                                                             Amame pues.


-Vení.

                                                                             Voy.



-Te idolatro,
te bebo,
me nutro…

                                                                               Lo sé.
                                                                               Andate,
                                                                               Olvidame,
                                                                               Morite.

-Pero, te amo…

                                                                               Si, y yo no.

-Es que sin amor no soy nada.

                                                           Si, y yo no existo sin odio.

-Te olvido pues…
                                                                           Olvidame.

-Muero…
                                                                           Morite.

-Bueno, adiós.
                                                                           Chau, cariño.



(Gracias a niki, por acceder a jugar conmigo)